Organización Mexicana para el Conocimiento de los
Efectos Tardíos de la Polio, A.C.
-OMCETPAC-
Organización Post-polio México

"Sueña, no dejes nunca de soñar"

Por Zoraida Alban Linares
Bogota, Colombia, Enero 29 de 2009.
omcetpac
Sueña mi niña, sueña dormida y sueña despierta, pero no dejes nunca de soñar. Vuélvete una soñadora de ilusiones, de milagros, pero, sobre todo, de sueños posibles de alcanzar...

Contar o tejer historias, es igual. En la urdimbre del telar los finos hilos se cruzan y trenzan para dar paso a la obra final: un hermoso tejido. Cuando se escribe, las letras saltan cual bailarinas, danzando en un gran salón. Una hoja en blanco que luego se llena de millones de puntitos, parecidos a una noche estrellada.

Y en una de esas maravillosas noches que nos regala el creador surge una historia, o un millón de historias, depende del número de” locos” que se atreven a escribir, y allí nace precisamente esta que les voy a contar.

No hay cosas imposibles, son sólo sueños que nadie se ha atrevido a soñar. Ella quería ser normal, quería tener las piernas de una bailarina y poder danzar sin descansar,

A sus 4 años de edad, una pesadilla la obliga a despertar. Por destino, por azar, o sólo Dios sabe por qué. Porque le tenia que pasar, en silencio y como un ladrón al acecho, entró a su pequeño cuerpo un terrible virus; el de la polio. Y después de aquella noche, ya nada seria igual.

Después de aquel cruel ataque logra sobrevivir, las secuelas que quedan en una de sus piernas la acompañarían hasta… No entiende qué pasa, no puede caminar, intenta correr y sus débiles piernas no responden como antes lo hacían. Se queda quietecita, en silencio y, como es natural a su edad, con un millón de incógnitas. Entre ellas un “¿Por qué, por qué yo?”

Ella no lo sabe, pero en ese momento histórico, miles de niños en todo el mundo están siendo atacados por la terrible enfermedad, pero ella se siente sola, única con su dolor.

Va pasando el tiempo y, sin piernas para danzar, le crecen alas para soñar. Para soñar un sueño que a lo largo de su vida intentaría convertir en realidad: volver a caminar. Tras incontables visitas al medico, al brujo, al curandero, al vendedor de milagros, entiende que ella sola puede lograrlo y empieza su largo camino por la vida. Logra total autonomía de movilidad y entonces lanza a un río los aparatos ortopédicos que la hacían llorar, y por los cuales era víctima de las crueles burlas de sus compañeritos. Tras muchas caídas, lágrimas y sangre lo consigue. Aunque la llamen coja, no le importa, ella puede caminar.

Siguen pasando los años y, sin dejar de soñar, alcanza el éxito en sus estudios, así como en su vida profesional y familiar. Encuentra en su camino a alguien que decide acompañarla y, junto con él, una familia logra formar. Tres maravillosos hijos, estabilidad económica, laboral y emocional. ¿Qué más podría desear?

Después de 40 años y provista de una fuerte personalidad, deseos de superación, empuje y una positiva actitud frente a la vida, características éstas que están presentes en muchos de los llamados sobrevivientes de la polio, aquella pesadilla vuelve a aparecer. La poliomielitis parece ser la única enfermedad que podríamos decir que ataca dos veces, a consecuencia del daño que causa el virus en el Sistema Nervioso Central pues, con el paso de los años, y por el acortamiento de la pierna, se afectan otras partes del cuerpo, como son la columna, la cadera, el tobillo, la rodilla, etc. Y nuevamente el DOLOR, las lágrimas y el sufrimiento la hacen despertar.

  • Diagnostico: Discopatía lumbar (por efectos secundarios de la polio).
  • Alternativas: Alargamiento óseo de tibia y peroné, mediante un fijador externo o tutor, para corregir el desbalance, evitar la cojera, y aminorar los dolores en la columna.

Una mañana despierta en una sala de cirugía y, al mirar su pierna afectada, la encuentra con un tutor. Cinco tornillos clavados en la pierna le atraviesan el hueso. No es fácil imaginar el dolor.

Una estoica tarea que supera su umbral del dolor se ve forzada a ella misma realizar. Cada seis horas debe apretar un tornillo que hace el hueso alargar. Son muchas las lágrimas y mucho el dolor que escoltan el doloroso procedimiento, pero hay algo que la impulsa a continuar; el mismo sueño que de niña la hizo levantar: volver a caminar.

Tras un año de sufrimiento ve culminado el sueño de tantos años y, por fin, sus dos piernas tienen la misma longitud. No obstante, le espera otra tortura: una nueva cirugía; esta vez para corregir el pie equino, y los doctores que la atienden no le garantiza el éxito. Por el contrario, como en una de las peores pesadillas, le advierten que en la cirugía hay un porcentaje bastante alto de probabilidades de que le tengan que amputar el pie.

Encuentra una segunda opción y lucha hasta conseguir que le realicen el procedimiento en otra entidad médica, donde le dan otra luz de esperanza y le dicen que no es necesario arriesgarse porque hay otros métodos para corregir el pie equino, utilizando el tutor de Ilizarov. Hoy, a las puertas de esta nueva etapa de su vida, se prepara para ponerse en las mejores manos (las de DIOS), y los doctores del Instituto Roosevelt.

En medio de este proceso, acude al Dr. Daniel Elizondo, Médico Anestesiólogo, miembro de la Organización Mexicana para el Conocimiento de los Efectos Tardíos de la Polio, A. C. (OMCETPAC) y del Grupo Polio y Efectos Tardíos, México, en busca de consejo en torno al manejo de la anestesia en pacientes con antecedentes de polio, obteniendo de él literatura médica y el consejo de compartirla ella con su médico, para que tenga las precauciones pertinentes durante la cirugía, cosa que agradece infinitamente.

Aquí y ahora un sueño está apunto de culminar, y el final de este cuento pronto se escribirá, como millones de puntitos negros que en una hoja de papel plasmará.

Puede que la vida le depare muchas más sorpresas, es posible que nuevos retos de salud deba afrontar, pero de lo que sí estoy segura es que jamás dejará de soñar y que nunca se dejará derrotar.

Zoraida Alban Linares.

----

Edición por Sergio Augusto Vistrain